miércoles, 31 de mayo de 2017

Bienvenida a casa, Jimena

Hoy debería publicar el resumen del mes, es cierto. Lo que pasa es que este mes solo puede llevar un nombre, y este es Jimena.
Aunque, antes de ahondar en el tema, os cuento un poco de este mayo que ha pasado tan rápido que ni siquiera soy consciente de todo lo que me viene, porque junio se presenta como un mes bastante loco...

No he leído nada. Y con nada me refiero a un solo libro, Tenías que ser tú de SEP, el primero de la serie Chicago Stars. Muy en la línea de SEP, aunque no me ha gustado tanto como otros (y esta edición no puede tener una portada más fea, por cierto). Aun así lo recomiendo como todo (o casi todo) lo que escribe. ¡Veremos qué tal el segundo!


También tuve la suerte el mes pasado de leer como lectora cero Como te veo yo, de Abril Camino. No os pude hablar de ella, pero ahora lo hago y os la recomiendo a todas las amantes del New Adult que queráis pasar un buen rato con una novela ligera y unos personajes adorables.


Y nada más.

Es increíble cómo he pasado de poder leer hasta diez libros al mes a uno, pero he estado tan saturada de trabajo que cuando llegaba la noche era incapaz de leer una sola página.
¿Lo bueno? Que he aprovechado para ver series con H, una rutina que habíamos dejado un poco olvidada.
Nos hemos enganchado a House del mismo modo que lo hicimos hace años.
Yo he vuelto a la adolescencia con Pretty Little Liars (voy por la temporada 2, despacito pero sin pausa), y nos hemos enamorado de la serie del momento, Por trece razones.
Si no la habéis visto aún, creo que todo el mundo debería hacerlo. ¡Os dejo el trailer!


Por otra parte, tengo dos novelas empezadas con muy buena pinta sobre las que espero poder hablaros este mes que viene, El domador de nubes, de Pilar Fernández Senac, y Open, la biografía de Andre Agassi.
No obstante, os he dicho que mayo solo puede llevar un nombre... y es que hemos pasado tantas horas juntas que tengo la necesidad de reflexionar un poco acerca de cómo he vivido el proceso de creación de esta nueva novela.
Vuelvo a encontrarme nerviosa e ilusionada como la primera vez, ya que da igual que sea la número cinco (y cuarta publicada), porque sigo sintiéndome igual que cuando Oliva llegó a mi vida.
Aunque confieso que esta no es una historia sencilla; o al menos no lo fue cuando me senté frente a ellos dispuesta a contarla.
Acabo de darme cuenta de que esta entrada está mutando en una reflexión que igual no os interesa lo más mínimo, pero me apetece compartirla con vosotras :)
Escribí sus primeras palabras en septiembre del año pasado y lo hice contenta por tener tan claro qué era lo que quería contar. Sin embargo, tardé muy poco en tener miedo.
Y es que... dejadme decir que la lectora de romántica no es fácil.
He aprendido mucho en estos dos años y he llegado a la conclusión de que, por norma, hay determinados aspectos que los autores debemos evitar tocar si queremos que una historia guste.
Existe la tendencia a odiar a las protagonistas femeninas que no sean las buenas dentro de la novela, deseamos poder empatizar con ellas pero a la vez si son demasiado humanas acaban por ser criticadas hasta el extremo. Con ellos, de forma incomprensible para mí, ocurre lo opuesto.
He llegado a comprender que cuando la narración es muy extensa dentro de una novela romántica la tachan de densa. Que cuando la trama está muy centrada solo en los dos protagonistas llega a hacerse pesada. Que si no hay un epílogo muy desarrollado la historia parece estar incompleta. Que... tantas cosas que llega un momento en el que te sientas a reflexionar y decides escribir lo que te salga, y Jimena ha sido el resultado precisamente de eso. De un punto de inflexión en mi corta carrera en el que he decidido dejarme llevar sin más y contar lo que me apetece, como hacía al principio, desintoxicarme un poco de las redes sociales (porque comenzaban a hacerme daño) y disfrutar.
¿Sabéis por qué os cuento esto? Porque después de Daniela empecé a sentir la presión, a obsesionarme con las cosas que me pedíais por privado, a darle vueltas sin parar a qué era lo que criticabais de mis historias e intentar evitarlo y potenciar lo que gustaba. Y llegó Valiente Vera, pequeña Sara y me perdí un poco. Todo fue tan diferente que tuve que respirar y sentarme antes de continuar.
¿Qué fue lo que ocurrió? Que me enfrenté a la hoja en blanco y no salió nada. Bueno, sí salió, pero yo no disfrutaba porque me centraba más en cosas externas del proceso que en zambullirme en la historia y vivirla.
Así nació Jimena, conmigo asustada y asfixiada por determinadas cosas que nos da este mundillo y que también hay que saber sobrellevar. Hasta que dije se acabó, cogí el proyecto de nuevo y lo miré con otros ojos, aislándome por completo y centrándome en lo que yo quería hacer y sentir, como si estuviera escribiendo solo para mí.

Este nuevo proyecto tiene o carece de todo lo que os he expuesto anteriormente y, pese a ello, estoy orgullosa porque es justamente como yo quería que fuese.
No os asustéis ni saquéis conclusiones sobre lo que os vais a encontrar antes de tiempo, porque ahora es cuando os confieso que mis lectoras cero al leerla me dijeron precisamente todo lo contrario: que no odiaban a ninguno de los personajes, que era la más equilibrada en cuanto a diálogos, que el epílogo era perfecto... yo qué sé.
Qué diferente es la impresión que una misma puede tener de una historia como autora a cómo es desde el punto de vista de lectora... Supongo que tendrá un poco de todo y que, dependiendo de los ojos que la miren, será de un modo u otro. Crucemos los dedos para que, en general, el resultado sea positivo :)
Os cuento todo esto para que entendáis que a veces la presión nos puede, que tenemos que cerrar el chiringuito una temporada y simplemente escribir sin dejarnos condicionar por las críticas (tanto las buenas como las malas).
Y para mí Jimena ha sido eso.
Una terapia. Un paréntesis precioso.
Un proyecto que me ha recordado por qué me gusta tanto hacer lo que hago.

Espero que para vosotras también sea algo especial.
Divertido. Intenso. Romántico.
Lo que necesitéis en este momento.
Quizá no sea una historia memorable o quizá se convierta en vuestra favorita de las que he publicado hasta la fecha. Lo que sea.
Con que sintáis algo... ya me doy por satisfecha.

Y ya solo me queda por decir...

Bienvenida a casa, Jimena.




(¿Aún no habéis leído el fragmento disponible de Caótica Jimena? Os enlazo la entrevista que me hizo Jan Lorenzo para la iniciativa Adopta una Autora )

13 comentarios:

  1. ¡Hola, linda! Qué bueno saber más de vos, de tu próxima publicación, de tus reflexiones, miedos y vivencias a lo largo de este nuevo proyecto. Sos una autora imprescindible y espectacular, de tus historias siempre encuentro algo (o muchas) sobre el amor, la familia, la vida en general, esta vida tan loca que a simple vistas parece tan difícil y por momentos agobiantes, pero que después de todo quizás terminás por comprender de que en realidad la vida es así de sencilla y tonta.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ari!!
      Mil gracias por leerme siempre y por tus palabras de apoyo! A veces es normal pasar por etapas más agobiantes, pero lo que tú dices, al final... nada es tan importante ;)
      Besotes!!!

      Eliminar
  2. Buenas.... tus libros siempre hacen sentir....todas las historias que nos has contado tienen algo especial.. siendo entre ellas muy distintas.... es muy difícil elegir con cual quedarte porque a mi todos y cada uno de tus libros me transportan y me hacen sentirme parte de la historia.... tienes una forma de escribir increible.... se tu misma siempre porque esa es tu esencia.. Mil besos.... Me quedo esperando a Jimena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nuria!
      Gracias por tus consejos, al final sí, es eso, el dejarse llevar por lo de dentro, que es lo que realmente importa.
      Deseando que Jimena te haga volar!
      Mil besos.

      Eliminar
  3. Olvida el ruido a tu alrededor. Olvídate de lo que quieren los demás, de las modas, de lo que vende, de lo que gusta más o menos. Sé fiel a lo que quieres contar y cuéntalo como tú sabes. Ese es el secreto de tu éxito. Y si no ocurre, si una historia no consigue llegar a ciertos lectores, llegará a otros. E incluso si no llegara, al menos, tendrás la satisfacción de haber contado lo que querías. Al final, creo que lo más importante es ser fiel a una misma. Los lectores (la gente, en general) vienen y se van, así que lo que hagas, hazlo por ti.
    Un beso y mucha suerte con Jimena.
    PD: Ganazas de conocer esta historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lidia!
      Cómo me gustó verte el sábado! Hicisteis que la experiencia fuese más bonita aún, porque Mónica y y tú habéis sido muy importante en esta aventura.
      La verdad es que siempre he actuado así, lo sabes bien, pero cuando vas entrando cada vez más en el "juego" te das cuenta de que a ratos te asfixias y tienes que tomar aire y decir... esto no es lo que quiero. Cosas así. Y me tocó; supongo que a todas antes o después nos toca.
      Gracias por estar siempre ahí para aconsejarme o simplemente apoyarme en la distancia.
      ¡Besos! Por cierto, espero que sea el primer encuentro pero no el último ;)

      Eliminar
  4. Puffff.....me ha encantado esta entrada, el haberte entendido tan bien y el conocer el por qué y el cómo de Jimena, a quien deseo tener ya entre mis manos. Pero despues de leer y por poner un pequeño granito de arena a tus pensamientos, te diria que lo importante es que tú disfrutes con lo que escribes y que cuando escribas la palabra Fin en tus historias, lo hagas con el convencimiento de que es tal y como quieres que sea y no como las demas esperamos que sea. Tienes mucha razon: las lectoras de romantica somos complicadas. Tengo la sensación de que las historias de miedo/suspense alcanzan al lector casi por igual, pero la romantica no, y creo que es porque cada una idealizamos el amor de una manera. Nuestra manera y tendemos a buscar esa idealización en cada historia que leemos y si se aleja de eso, pues ya no convence. Y realmente no hablo por mi, porque soy consciente de que Pretty Woman no existe (o al menos eso creo) pero me hace feliz disfrutar de una historia así. Yo he defendido a tu Daniela a capa y espada ante varias amigas. Cada una la entendíamos de una manera y solo yo comulgaba con su forma de ser y con su forma de comportarse sobre todo en Fuste mi verano. Lo mismo que me pasó con Lucía ( la de Saray). Y al final sabes que?Hagas lo que hagas siempre vas a gustar a unas y a no gustar a otras. Por eso y por dejar ya de enrollarme cual persiana (que ya sabes que es lo mio), te día que hazlo como tu saber, que lo haces de muerte. Tus historias tocan el corazon de una manera que no te puedes hacer una idea y que muy pocas autoras consiguen tan bien como tu. Al final no vale la pena mirara al pasado y pensar: Cómo me arrepiento de haber escrito tal libro de esta manera, cuando yo quería que hubiera sido de esta otra!. Y por cierto, me has generado mucha ansiedad con Jimena!!! jajajaj. Disfruta de todo lo bueno que te está pesando y de lo mucho que falta por llegar porque eres increíble en lo que haces y esto es solo el principio. Ya lo verás!! Un besazo bonita!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapa!
      Cómo te echamos en falta en Madrid! Espero escaparme a Valencia en cuanto pueda, acampar en casa de Saray y organizar algo ;)
      Gracias por tus reflexiones, no creo que haya más que decir, lo has explicado todo estupendamente. Por suerte, puedo decir eso, que siempre que miro hacia atrás sonrío, porque he dado cada paso como yo quería y, al final, eso es lo más importante.
      Mil besos, Alicia, algún día te achucharé en persona ;)

      Eliminar
  5. Hola Andrea, es totalmente cierto que las lectoras somos exigentes y que debe ser duro crear historias bajo tensión o con agobio. Pero estate tranquila, porque tus historias son reales, encantan y te hacen soñar. Mucha muchas suerte con Jimena. Que ganas!!!!!!!!!!!! MUUUUUUac :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura!
      Muchas gracias por tus palabras!! Ya no queda nada, estoy deseando que Jimena sea vuestra!!
      Mil besos.

      Eliminar
  6. Yo fui un poco rara, como ya me dijiste en otro comentario=D, porque empece tus libros al revés (empezando por Sara y acabando con Oliva) pero puedo decirte que no se cual me enamoró más porque no es solo la historia si no es como la escribes y a mi me encanta.Es normal sentirse tan agobiada por el que dirán pero me alegra mucho saber que este libro lo has hecho con gusto porque es cuando creas historias magnificas. En breve conoceré a Jimena y no dudo que me encantara y me dará pena llegar al final, como en los anteriores libros, así que solo decirte que me encantas, que intentes no agobiarte por el que dirán (aunque es inevitable) y que seas tu misma, sin presiones al escribir porque salen historias preciosas y que perduran en la memoria. Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Escribo otra vez para decir que Jimena... me ha encantado!! me han encantado tantas cosas... tu forma de narrar la historia, la forma de ser tan rara pero tan real de Jimena, lo enamorada que te quedas de Bruno y de su visión de la vida y de en general todos los personajes como por ejemplo Luna que me enamoora!!! quedarse pasmada es poco de como me he quedado al llegar al final, no podría tener mejor final. Te agradezco y te aplaudo por haber creado un libro en el que me he sentido super introducida en sus mentes porque todo lo que sentían podía sentirlo yo con una parte o otra de la relación. También me alegra haber seguido la historia desde las dos perspectivas, así que solo decir que sigas guiándote por esas ilusiones y que encantada y ilusionada si en un futuro nos presentas mejor a Oliver porque es adorable. Muchos besos y espero leerte pronto =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irina!
      Perdona, pero no vi tu mensaje anterior. Gracias por tu apoyo!
      En cuanto solté Jimena se me pasaron los agobios!
      Me alegro mucho de que te haya gustado, es una historia que, como dije, es muy especial para mí. Por lo compleja que es Jimena, por lo adorable que es Bruno... por sus secundarios... por el momento en el que la escribí... por todo, vaya, así que encantada de que hayas sentido tanto con ella.
      Oliver tardará un poco, pero llegará ;)
      Gracias por seguirme siempre.
      Mil besos!!

      Eliminar